En el posteo anterior sobre obesidad felina empezamos a revisar algunos puntos para prevenir la obesidad felina. Hoy terminaremos de revisar estos puntos muy importantes, pues recuerda que antes de tratar, la mejor solución contra la obesidad felina es la prevención, la cual siempre deberás promover en tu centro veterinario.

Vigilar el aumento de peso después de la esterilización

Igual que la edad, la esterilización es un factor de predisposición importante al sobrepeso y obesidad.  Por consiguiente, hay que advertir a los propietarios y poner en marcha procedimientos para prevenir el aumento de peso. Se recomienda programar 2 a 3 revisiones de peso, en los 6 a 12 primeros meses tras la esterilización para identificar a los gatos en situación de riesgo y corregir un eventual aumento de peso antes de que se convierta en un problema real.

Promover las ventajas de un estilo de vida saludable para todos los gatos

Debe fomentarse una serie de actos simples: pesar y registrar la ración de comida, evitar los extras y fomentar la actividad física regular mediante sesiones de juego. Lo ideal es que todo el personal de la clínica se anime a promover estos hábitos. Pueden ponerse a disposición de los propietarios, en la sala de espera, artículos y otros documentos pedagógicos.

Dirigirse a los nuevos propietarios de animales

Las personas que acaban de adquirir un gato por primera vez poseen poca experiencia. Por este motivo es importante asegurarse de que todos los nuevos propietarios reciban la educación y la ayuda necesarias para prevenir la obesidad.

Con estos puntos será mucho más fácil reducir esta grave enfermedad que afecta a muchos gatos en el mundo hoy en día. La prevención de la obesidad reducirá importantes problemas de salud que aquejan a nuestros animales hoy en día. Sigue con Vet News la mejor y más completa información clínica para el tratamiento de tus pacientes.