La imagen de una empresa se constituye por el total de ideas que la opinión pública relaciona con ella. Estas ideas se generan, por un lado, a partir de factores como la calidad de sus productos y servicios, la atención al público, el trato de su personal, la seriedad en aspectos financieros y otros.

La imagen de la empresa se genera por elementos visuales como la marca, color, tipografía, diagramación y formas propias, los que en conjunto representan su identidad corporativa. Estos elementos, aplicados en la presentación de los productos, en la papelería institucional, publicidad, etc. provocan estímulos visuales, cuyo efecto acumulado deja una determinada impresión en el observador; en otras palabras, estos elementos visuales actúan como vehículos de un mensaje cuyo fin es proyectar la imagen deseada en el público.

Este mensaje se transmite en forma eficiente solo si, las informaciones visuales están coordinadas. De otro modo, el mensaje carece de expresión y produce una imagen difusa. En la caso de los centros veterinarios la imagen debe proyectar amabilidad y hospitalidad hacia los animales. Los colores que utilizan generalmente los centros de salud es el azul y el blanco pues estos proyectan una imagen de limpieza y claridad.

A la hora de definir la imagen de tu clínica debes considerar los siguientes puntos:

  • Quiénes son los usuarios que consumirán tus productos o servicios
  • Quiénes son tus proveedores
  • Cómo son los empleados de tu centro veterinario
  • Qué imagen tiene la competencia
  • Qué medios de comunicación utilizarás para promocionar tu centro veterinario.

A partir de esto define qué es lo que quieres que tu centro veterinario transmita a tu cliente y elabora junto con un diseñador gráfico cuidadosamente tu imagen. Recuerda que debes cubrir todos los puntos (logotipo, papelería, productos, colores, etc.) para dar una imagen profesional y seria.