En el posteo anterior sobre obesidad canina pudimos observar que aun no hay un tratamiento efectivo farmacológico, por lo que siempre la mejor solución será un tratamiento dietético.

Se pueden poner el marcha dos técnicas para disminuir el peso en el perro. El ayuno resulta aplicable y eficaz siempre que el animal no presente patologías concomitantes, como una insuficiencia hepática o una diabetes mellitus. Es necesario hospitalizar al animal y proporcionarle complementos diarios de minerales y vitaminas. Esto puede ser bastante contraproducente en el perro, ocasionándole futuros problemas de salud.

La restricción de los aportes energéticos es la única alternativa realmente válida. Se debe establecer el balance alimentario con el propietario. A falta de obtener datos precisos sobre las cantidades de alimento ingeridas, una aproximación debería permitir calcular la cantidad diaria total de energía que el animal consume normalmente. Ante esto hay que establecer un protocolo muy estricto con la total cooperación del propietario.

La elección del nivel de racionamiento energético depende de varios criterios, entre los que se encuentran el grado de sobrepeso, el sexo del animal y la duración estimada del régimen. El primer paso consiste en definir el peso ideal; el segundo es fijar el nivel de restricción energética. Generalmente, se calcula la ración para aportar entre un 40% y un 60% de la energía necesaria para mantener el peso óptimo.

El clínico podría efectuar una restricción energética muy severa para disminuir la duración del régimen. No se aconseja esta opción. De hecho, una restricción demasiado grande puede crear en el animal una sensación de hambre, que dará lugar a un aumento de la actividad y peticiones después de las comidas y por consiguiente, una insatisfacción por parte del propietario y una falta de cooperación para seguir un régimen estricto. Por consiguiente, la restricción energética muy severa no resulta aconsejable para todos los animales, sino que debe reservarse para los casos más graves de obesidad, cuando el sobrepeso supera el 40%, y cuando existe una indicación médica para una rápida pérdida de peso, como en el caso de serios problemas respiratorios, cardíacos u ortopédicos.

Sigue con Vet News la mejor información sobre la obesidad canina y sus tratamientos, en el próximo  posteo seguiremos revisando los tratamientos dietéticos.