En el posteo anterior sobre obesidad felina definimos la cuantificación y los factores físicos que afectan y definen esta enfermedad en los gatos. Hoy revisaremos cómo determinar el peso corporal del gato y la importancia de llevar un registro clínico al respecto.

Determinar el peso corporal del gato es la técnica más sencilla y debe incluirse en la exploración clínica de todos los gatos, sobre todo al final del periodo de crecimiento.

Esta técnica proporciona una medida aproximada de las reservas energéticas corporales y de los cambios de peso con respecto al equilibrio energético y proteico. En el animal sano, el peso corporal varía poco de un día a otro.

Puede haber grandes variaciones entre básculas diferentes, de manera que es importante usar siempre la misma báscula para un animal a lo largo del tiempo. El peso corporal puede verse alterado por la deshidratación o el acúmulo de líquidos. El edema o la ascitis pueden enmascarar una disminución de la masa grasa o de la masa magra.

Del mismo modo, el crecimiento masivo de un tumor o una organomegalia producen variaciones de peso. También las influencias raciales implican una cierta variabilidad en el peso de los gatos. Por lo tanto, el peso corporal está relacionado sólo moderadamente con la masa grasa corporal. En consecuencia, las mediciones esporádicas sólo tienen una utilidad limitada si no se asocian a una evaluación concomitante de la condición corporal.

Sin embargo, pesar regularmente al gato a lo largo de su vida, desde que se hace adulto, puede constituir un indicador sensible de los pequeños cambios de la composición corporal, y proporcionar una herramienta importante para la prevención de la obesidad.

Llevar una medición sistemática y regular del peso de los gatos es muy importante, por eso en Vet News hacemos énfasis en seguir éstas técnicas las cuales nos conducirán un mejor tratamiento hacia tus pacientes. Sigue con nosotros toda la información que traemos semanalmente para ti.