En el posteo anterior hablamos como se puede llegar a diagnosticar la obstrucción del Tracto Urinario Inferior. Hoy terminaremos de revisar este importante tema para la salud de los gatos.

El examen físico, por su parte, es de gran ayuda. Se puede detectar una vejiga plétora a la palpación, y si además se encuentra muy dura o acartonada indica inflamación, debida generalmente a la falta de evacuación y daño por cálculos o cristales. La imposibilidad de inyectar una solución estéril a la vejiga con un catéter también indicará obstrucción.

En algunos casos se podrá obtener el diagnóstico definitivo con el examen físico, como por ejemplo cuando existe un problema anatómico como la fimosis, en la que el orificio prepucial es demasiado pequeño y no permite la correcta exposición del pene del gato, lo que también predispone a infecciones.

Si existe obstrucción se deberá identificar la causa. Se deberá tomar un estudio radiográfico para descartar la presencia de algún urolito o alguna masa que indicará una neoplasia. Después se procederá a obtener una muestra de orina por cistocentesis, para su estudio. El examen de la orina mostrará un pH variable, cristales de estruvita y numerosas células sanguíneas rojas en el sedimento. Si existe infección, se verán células blancas sanguíneas y bacterias. El cultivo bacteriano de la orina identificará a las bacterias existentes y dará la pauta para un posible tratamiento.

El examen de la química sanguínea puede mostrar elevaciones del nitrógeno ureico y de la creatinina, dependiendo de la duración de la enfermedad y de que exista obstrucción más o menos completa.

Es recomendable realizar un hemograma completo para ayudar a identificar la enfermedad primaria, así como el estado general del paciente.

¿Quieres conocer más sobre los cristales que provocan la obstrucción del tracto urinario? Visita nuestra revista electrónicaVet News te mantiene al tanto de toda la información necesaria para estar al día en los avances de la ciencia veterinaria.