Signos dermatológicos: presentación clínica típica y casos menos comunes

El prurito es el principal signo clínico en la mayoría de los casos. Puede ser moderado o intenso y sin remitir, y puede estar muy localizado o generalizado. En raras ocasiones, pueden observarse lesiones primarias como pápulas, pero en la mayoría de los casos las lesiones se producen por autotraumatismo e infección secundaria asociada. Por tanto, puede observarse eritema, descamación, hiperpigmentación liquenificación y alopecia. La localización de cualquier lesión cutánea puede ser muy variable. La otitis externa unilateral o bilateral, incluso ausencia de otros signos cutáneos, puede ser una característica clínica en perros con reacción adversa al alimento. La pioderma superficial recurrente puede ser también una manifestación de alergia o intolerancia al alimento, aunque es poco frecuente.

El prurito, costras, excoriaciones en cabeza y cuello son los hallazgos clínicos más frecuentes de la reacción adversa al alimento en gatos. Otras manifestaciones dermatológicas en gatos son las escamas o costras localizadas o generalizadas, dermatitis miliar, alopecia en zonas simétricas o localizadas, granuloma eosinofílico, eritema del pabellón auricular y otitis externa.

Fuente: Revista Focus Veterinary, “Enfermedades intestinales”. No. 19-1