Es común ver que en gran parte de los centros veterinarios se produce una evolución en lo que respecta a las tareas gerenciales, por ello hay que tomar en cuenta qué procesos seguir para escoger a la persona indicada y con más cualidades para dirigir.

En una primera fase es el propietario (o uno de los socios) quien comienza a dedicar unas horas a la semana a las tareas gerenciales. Sin embargo, a medida que la clínica veterinaria crece las cosas se vuelven más complejas y las tareas gerenciales demandan más dedicación y conocimientos. Esto ocasiona que el propietario  comience a dedicar menos tiempo a la gestión o comience a plantearse la incorporación de un gerente profesional. Los principales obstáculos para tomar esta decisión son el temor de perder el control del negocio y la dificultad de encontrar a una persona con el perfil adecuado.

¿Qué características debemos tomar en cuenta para contratar al futuro gerente del centro?

En la mayor parte de los países no existen programas que formen gerentes para centros veterinarios, una solución interesante puede ser contratar un licenciado en Administración de Empresas y formarlo en el propio centro bajo tutela de los propietarios. La promoción interna de alguna persona del equipo puede ser una buena alternativa si tiene la actitud y las capacidades que nos indiquen que puede llegar a ser un buen gerente y si invertimos en su formación.

Fuente: “Soluciones de gestión para clínicas veterinarias” de Pere Mercader.