Pasar muchas horas trabajando en la clínica no significa gestionarla. Las tareas gerenciales requieren una dedicación y competencias específicas, y si el propietario del centro no quiere o no puede gestionar, su obligación es contratar a alguien calificado para que lo haga.

Existen diversas fórmulas para gestionar la clínica: la dedicación total o parcial de uno de los socios, la promoción interna de una persona de confianza o la contratación de un profesional externo. La mejor solución dependerá del tamaño del centro y del momento de la evolución en que se encuentre.

Una de las herramientas que sirven de mucho para la gestión de los centros veterinarios, y de cualquier empresa, son los “informes de dirección” conocidos como management report. Este informe consiste en la elaboración de un documento con la información más relevante de la marcha de la empresa a través de indicadores clave como rentabilidad (ingresos, costes, salarios), productividad (número de consultas, clientes y clientes nuevos, horarios), comunicación interna y externa (buzón de sugerencias, redes sociales, promoción interna y externa, comunicar los resultados a los demás trabajadores), entre otros.

Además esta información debe realizarse de forma sistemática, es decir debe tener una periodicidad ya sea mensual, trimestral, semestral o anual. En las empresas grandes existen formatos muy específicos para facilitar la comparación de los datos entre un informe y otro, la realidad es que estos reportes son mucho más comunes de lo que creemos pero lo que hará la gran diferencia es el proceso de selección y análisis de la información. Los indicadores clave de gestión y los informes de dirección son dos herramientas que, bien utilizadas, ayudarán al centro a controlar mejor su salud empresarial.

Recuerda que los números no son los responsables del éxito de una empresa, las personas sí. Comienza implementando instrumentos simples para apoyar la gestión de tu centro veterinario, y poco a poco ve incrementando e incluso creando, tus propios indicadores en base a las necesidades y desarrollo de tu centro veterinario.