Observando los resultados económicos de los centros veterinarios podemos observar diferencias importantes en la rentabilidad que obtienen, aún cuando son empresas de tamaño similar y con servicios muy parecidos, ¿a qué se debe? ¿qué es lo que los hace exitosos unos de otros?

Algunos autores de la gestión de centros veterinarios, como Pere Mercader, sugieren dos tipos de factores: unos incontrolables o difícilmente controlables, y aquéllos que sí entran en el ámbito de decisión del propietario.

  1. Factores incontrolables:
  • Antigüedad del centro veterinario.- Generalmente están más implantados en su zona, con clientes habituales y gozan de ser los “tradicionales”.
  • Ubicación.- El acceso, la visibilidad y la ubicación dentro de zonas de alta densidad demográfica aumenta la frecuencia de visitas.
  • Presión competitiva del entorno.- La proporción entre el censo de animales y el número de centros veterinarios cercanos.
  • Género del propietario.- Es un tanto controvertido, pero recientes estudios en EU demuestran que los hombres ganan más que las mujeres.
  1. Factores controlables:
  • Prácticas de gestión empresariales.- Serie de métodos, hábitos y técnicas empresariales que llevan al éxito.
  • Nivel de cultura socioeconómica y financiera.

Como observamos el éxito de un centro veterinario no es una cuestión de casualidad o de suerte, y fuera de los factores incontrolables, los factores controlables que son los que tienen que ver con la gestión empresarial, son aquellos que con disciplina y perseverancia se verán reflejados en el éxito de su empresa.

En el siguiente artículo hablaremos sobre esos “factores controlables” con detalle en “Las 20 buenas prácticas de gestión para el centro veterinario rentable”.